Película y libro de la semana


LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ 1939

(David O’Selznick)

Nada hay más especial y divertido en mi caso que volver a ver un clásico. Y creo que mi clásico preferido es Lo que el viento se llevó. Ya he perdido la cuenta de cuántas veces la he visto y nunca, pero nunca pierde su encanto. Hay películas que con el pasar de los años se vuelven demodés. No es este el caso, vuelve a maravillar en cada ocasión.

Tuve la suerte de volverla a ver hace algunos años en sala grande y surtió el mismo efecto. La vi en la playa con mis hijas en una tele chiquita y me cautivó de la misma manera. ¿En qué radica su magia? No lo sé, pero sigue encantando. Si bien es una visión sentimental de la guerra civil, nada más ciertas que las palabras vaticinadoras de Rett Butler sobre el ocaso del sur: “No tenemos armas, no tenemos municiones, no estamos preparados, tan solo estamos inflados de vanidad. Vamos a perder.” Y en verdad lo que le hace a esta película una gran película, es la dimensión psicológica de todos los personajes, la transformación que vive Scarlett O’Hara. De ser una mimada y malcriada “bella del sur” pasa a convertirse en una una mujer emprendedora y ambiciosa, que no permite que una guerra que acaba con todo, acabe con ella. Prefiere evolucionar con el tiempo y en una época en que las mujeres no triunfaban, ella lo logra en todo, sin quitarle sufrimiento y mucha amargura. Supngo que para que una película trascienda, tiene que funcionar todo y en este caso la combinación de Vivien Leigh y Clark Gable es fantástica. Decían no quererse ni soportarse tras de las cámaras, pues que bien nos engañan y conquistan. Estamos hablando de una película que cumple este año los 80 años y sigue tan cautivadora y joven como cuando se estrenó.

Nota: 10/10

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ

(Margaret Mitchell, 1936)

A este libro lo comencé a leer a los 10 años, al día siguiente de haber visto la película y haber quedado fascinada con ella. Un libro de 1000 páginas teniendo 10 años era un desafío que se culminó más de un año más tarde. Lo volví a retomar muchos años más tarde y ahora estoy en mi tercera relectura igual de maravillada. Es una novela tremendamente bien escrita con un valor histórico y psicológico enorme. Si les gustó la película, van a amar la novela, pues este libro tiene un valor aparte. Por obvias razones con mucha más profundidad y detalle. Los personajes, por otro lado, no han envejecido, siguen tan vigentes en nuestro mundo tecnológico y de redes sociales. Sus personalidades son tan fuertes que impacta, a pesar de los 200 año transcurridos desde el momento en que empieza la historia. Está la mujer abnegada (Melanie), el caballero aferrado al mundo pasado y a la tradición, (Ashley) el cínico que se adaptas a las circunstancias, pero es en el único que uno puede confiar (Rett) y la inescrupulosa y ambiciosa, siempre fuerte y decidida (Scarlett). Ganadora del Premio Pulitzer y del National Book Award, no es cualquier novela. Millones de copias se han vendido y en muchos lugares del sur de Estados Unidos es un libro que se transmite de madre a hija. Es una historia de guerra, violaciones y asesinatos, los personajes buenos se quedan muertos de hambre como Melanie y Ashley. Pero más allá de eso, Scarlett O’Hara es uno de los personajes más optimistas de la literatura. Nada vale tanto como la escena en que regresa a Tara, luego de la derrota del Sur y ve todo destrozado. Se permite una noche, una noche para llorar, después se levanta y comienza de nuevo y no vuelve a mirar atrás, si eso no es resiliencia entonces qué. De las grandes novelas del siglo XX. Uno de los libros más valientes donde se muestra de frente que el sentarse a llorar y el ser una dama no sirve de nada.

Nota: 10/10

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Descubre más
  • Viviana Cordero en Facebook
  • Viviana Cordero en Instagram
  • Viviana Cordero en Twitter
RSS Feed

Entradas relacionadas

Viviana Cordero, todos los derechos reservados 2018. Uso de Cookies