Carta 95 - La montaña rusa