Carta 77 - Torturas de una adicta