Carta 118 - Los lugares tienen vida propia.