Carta 43 - Más sobre el príncipe Tiag