Carta 40 - Solo es una más