Carta 35 - Pijamada tras el terremoto