Carta 18 - SKIPPY



Pensando en el gato Lotus de Morgana recordé un cuento que escribí a los 18 años y que después formó parte del Paraíso de Ariana. Lo incluyo ahora en homenaje a nuestro nuevo compañerito: LOTUS.


SKIPPY


Quien más me acompañó durante aquellos momentos de des­­concierto fue el Skippy, mi gato negro. Cuando sentía que ya no tenía fuerzas para matar el aburrimiento en el que había caído des­de que la Abuelijita enfermó, corría a buscarlo por los jar­di­nes y me lanzaba al césped, abrazándolo con fuerza, tratando de ma­tar mi ansiedad así, ahogando en su cuello tibio mi rabia de no poder cambiar el destino.