Carta 6 - Un solitario sueño de pianista