Carta 5 - París y las despedidas